Llorando Se Fue

Iba en el metropolitano al borde del llanto, cuando subió un tipo que al verme, tuvo uno de esos típicos temblores de barbilla que acompañan a las lágrimas…
¡Chale! -pensé yo-, mi casi llanto ha conmovido al pobre hombre hasta las casi lágrimas… y yo que juraba que no se me notaba.

Entonces traté de ser un fuerte y guardar la compostura, no era justo llevar al convoy entero al borde del ataque de nervios. Así que me trague mis lágrimas y con un nudo en la garganta seguí mi travesía. Pero la barbilla del joven aquel seguía su baile interminable y de lágrimas nada. Entonces concluí que lo que el hombre tenía era un tic nervioso producto de una madre castrante o un jefe hijoeputa.

Nunca había visto un tic de esas características, siempre era el típico ojo bailador, en cambio a este señor sus broders le deben apodar “el pucheritos”, por su aparente propensión al llanto fácil. Puedo seguir llorando tranquila, bueno no tranquila, muy angustiada, pero tranquila porque nadie llora conmigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: