Mi Mundo

Miro con detenimiento muy relajada y feliz desde la altura que me proporciona mi cama, el territorio que conforma mi habitación. La cama hecha mierda y el piso lleno de ropa. Dentro de un caos consumado durante la noche anterior, cada cosa, casa tontería, cada huevada en su lugar especial, como si cada objeto hubiese ocupado siempre ese espacio.

Estoy tranquila sabiendo que estoy en casa, con todo ese mundo creado para sentirme bien en el refugio llamado hogar. Abro el closet y cojo unos jeans y un polo blanco. Después, agarro unas medias disparejas y me las pongo sentada en una esquina del colchón. Miro el suelo y esas imperfecciones viajan a mi cerebro.

Mientras pienso en ello me tumbo sobre la cama y, sin querer, miro al techo. Su blancura está interrumpida por pequeños puntos de colores extraños, tonos verdes y azules que no deberían ocupar ese lugar. Se está formando una pequeña mancha de humedad en una de las esquinas de mi cuarto. Me siento y me veo a mí misma como un personaje sentado en una habitación que parece ajena, de hotel de paso encontrado de madrugada.

En el siglo XVIII condenaron al conde de Maistre a permanecer arrestado cuarenta y dos días en su habitación por haberse batido en duelo. Leyendo la sinopsis de su libro “Viaje alrededor de mi habitación”, se ve que no sufrió mucho. Hizo de su aposento un mundo y disfrutó con ello.

He aquí mi mundo

quién puede hacer una lista de las cosas que están fuera de lugar? quién puede decir dónde está la botella de cerveza?

Anuncios
Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: