A Mis Amigos

Conversar con mis amigos es lo que mayor felicidad me produce. ¿Y si la amistad fuera sobretodo caminar conversando? Conversando se pierde conciencia de la caminata y se acaba teniendo una conversación “kilométrica” con el mero placer de la compañía y los temas que parecen infinitos.

Asocio a mis mejores amigos con las largas caminatas, que con el floro de “te acompaño a que tomes tu carro” terminas caminando más de lo debido “mejor en la siguiente esquina”. Tengo una amiga que vive por mi casa, es algo como que decido acompañarla a su casa y luego ella me acompaña y luego repetir juntas el camino de vuelta porque cuanto más se habla más queda por hablar. A veces nos acompañamos hasta un punto intermedio entre ambas casas.

Una de las conversaciones más gratificantes que he tenido fue una en la que terminé viendo el amanecer en el malecón de Miraflores, simplemente risas e historias, soltando ese lastre verbal acumulado en horas de oficina y con excelente compañía.

La otra noche compartí unos tragos y un largo paseo entrada la noche con dos amigas. Repasamos las cosas que nos gustan y las que no nos gustan, las sinrazones y las estupideces de la humanidad, sobre el amor y sobre todo y sobre nada.

No hay mejor sensación de libertad que comunicarte con tus amigos. Es uno de los placeres de la vida pero de esos que se realizan con la ropa puesta.

Anuncios
Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: