De Taganga A Santa Marta

Entonces nos despertamos muy temprano (nadie aplicó la hora peruana) y alistamos nuestras mochilas para poder safar lo mas pronto posible de ese lugar. En este tipo de viajes si eres comodón (como yo) se te va el efectivo volando por tanto siempre al buscar un hostel pregunto si aceptan tarjeta VISA. El hostel Nirvana si aceptaba tarjeta VISA pero el POS estaba en otro hostel que quedaba al otro extremo de Taganga (FML). Dejamos nuestras maletas y caminamos bajo el sol infame del Caribe. Llegamos al hostel Benjamin y nos sorprendió lo que vimos dentro… cantidades industriales de israelíes (israelitas o como se diga), jóvenes, potentes, atractivos, formaditos, ricos, etc.

Oh! que forma de despedirse de Taganga en medio de bellezas masculinas, nos recreamos la vista un toque, pagamos y nos quitamos. En el camino de regreso al hostel preguntamos a toda persona que veíamos como salir de ese GOD FORSAKEN PLACE. Un tío nos dijo que cada 10 minutos pasaba una combi hacia Santa Marta y que el trayecto era de 2 horas. Recogimos nuestras pertenencias, tomamos la foto de ley y safari.

El calor en esa combi del mal era terrible!. Lo bueno de los samarios es que no llenan las combis al estilo peruano con el popular “apeguese que al fondo hay sitio”, en Colombia se utilizan los asientos y mas nada. Las combis o busetas tienen el look de los buses selvaticos y son espaciosos.

Llegamos a SM casi casi a la hora del almuerzo, felizmente el hostel estaba cerca del paradero donde nos dejó la combi así que lateamos. SM es una ciudad desarrollada y ver calles asfaltadas, semáforos y veredas nos dio mucha alegría (más citadinos que la puta madre). Localizamos el hostel The Dreamer (muy paja) e hicimos check-in. Mientras daba una vuelta por las instalaciones me di cuenta que un amigo del Perú también se estaba quedando, hacíamos mas mancha (bacán).

Después de pasar 4 horas encerrados en el centro comercial mas cercano (full A/C) salimos hacia la playa para ver el sunset mientras cheleabamos (sólo Aguila Light por esos lares). La playa no es nada del otro jueves, insisto parece Ancón. Tiene su malecón pero está infestado de puestitos de comida tipo los de la Av. Argentina que despiden un olor a mierda (la más renegona). En la noche después de bañarnos fuimos al bar del hostel para departir con los otros viajeros. Ese hostel estaba inundado de puro gringo descerebrado pero para no hacer roche decidimos jugar un rato con ellos. De todos los “drinking games” que he tenido la desgracia de jugar, éste tenía las reglas mas estúpidas ever!. En un momento del juego todos los participantes teníamos que tirarnos al suelo y pretender que eramos hormigas muertas (Sí, tal cual), el último que lo hacía tenía que beber (lame!). Después de aguantar un par de rondas, me quité al dorm.

Estando en el dorm me puse a jugar con el celular haciendo hora para salir a recorrer bares. Al rato llegó un nuevo viajero a la habitación (ah! mi habitación era para 12 personas). El chico venía de México df y casi de inmediato nos hicimos patas. Conversábamos sin mirarnos las caras, ambos estabamos con la cabeza metida en el celular (woopie!). A las 11pm mi pata – el peruano – nos pasó la voz para hacer el pub-crawling de ley.

El Rodadero tiene buenos bares, mucho ambiente y buena juerga pero de todos el bar La Puerta, pone!. Esa noche fue full “guaro” y como de aguardiente no se vive, me desaparecí un rato para comer una rica pizza. Un par de samarianas bien putas (y valgan verdades bien simpáticas) eran las reinas del lugar y como no les quería hacer competencia (jajaja yaaaaaa cuñao) decidí regresar al hostel. En la calle me encontré con el mexicano (otro aburrido como yo) y nos fuimos.

Al día siguiente teníamos que tomar un avión a nuestro último (primer) destino Medellín. Estábamos bastante aburridos del calor y necesitábamos con urgencia una ciudad menos calurosa. El aeropuerto de SM es pequeñísimo pero está junto al mar y es increíble. En este tramo del viaje también tuvimos una pequeña descoordinación, de los 4 que viajabamos a MED, sólo 1 compró el pasaje para las 6am mientras que el resto compramos para el mediodía (gente que busca gente parte 2 – creo que el destino nos quería decir que no viajemos juntos nunca mas).

La aerolínea elegida fue AVIANCA y debo confesar que es la mejor de todas en las que he viajado. Una atención A-1 y con ese acentico colombiano UFFFFFF. Fue la primera vez que hice uso del famoso “mobile boarding pass”, super rápido y eficiente. Volví a ver a mi basureado celular como uno chévere y pajita (yeeeeee!). Después de 1 hora de viaje, llegamos.

NEXT DESTINATION: MEDELLIN! (QUE CHIMBA PARCE!)

Anuncios
Etiquetado ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: