Oh Paris, Un Post No Es Suficiente.

En París, el croissant de chocolate es el éxtasis. El idioma en sí mismo es como un masaje para mis oídos vírgenes, cada movimiento de la lengua es una tentación. Cualquier frase común viola mi cerebro sin oponer resistencia. Es simplemente, francés. Y estar en Paris me hizo sentir como que el resto del mundo nunca existió.

Paris es una ciudad perfumada, con hermosas luces, chimeneas y corazón. Es una ciudad que inspira poesía y romance. Es la ciudad en donde no me molestan los fumadores ni el queso apestoso. Estar en Paris da ganas de comprar una casa y declararla mi castillo. Estar en Paris da ganas de dormir en una habitación carísima y soñar en blanco y negro.

Mientras la ciudad consumía mi imaginación, yo solamente era un turista observando el mundo en un estado de constante asombro. Y hasta en los sitios más ruidosos logré encontrar paz, como si la ciudad fuera a prueba de sonidos. Mi compresión del idioma es mínima y cualquier cosa que escuché fue mágica, como oídos escuchando ballet.

Una mañana salí a dar una vuelta por el barrio, llegué a un parque y me senté a descansar. El hecho de estar en Paris es una sensación maravillosa y en momentos así da ganas de rezar para que el momento nunca termine. Según los Campos Eliseos, así deber ser. Una de las grandes avenidas que a pesar de los años mantiene su encanto atemporal. Y así como el Arco del Triunfo no piensa perder una competencia contra el Louvre, yo no pienso perder mi amor por Paris.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: