Berlin: Ich Spreche Kein Deutsch!

Entonces me desperté a las 5am para tener todo listo en la casa de mi amigo en Paris y poder tomar el tren de las 7am a Berlín. Este era el primer tren que Fumanskita tomaba en el viejo continente. Pagué un ticket carísimo desde Lima pensado que: 1. Sería difícil comprar tickets de trenes y 2: Sería el único tren que tomaría en mi vida… fue lamentable darme cuenta que me equivoqué cojudamente.

Llegué a 6:50am a la estación Gare De L’Est y para mi buena suerte la primera persona a la que me arrimé para solicitar información era un alemancito que iba a tomar el mismo tren que yo. Aquí encontré un pequeño problema en el sistema de trenes, las personas que están en las plataformas para orientarte, no te ayudan en ni mierda. Aprendí que hay vagones de 1era y 2da clase, puedes subirte al tren por cualquiera de los vagones y simplemente debes darte cuenta que si se ve “muy ficho” deberás seguir buscando el vagón que te corresponde.

El ticket que yo tenía era de 2da clase y según me pareció los tickets de esta clase no tienen asientos asignados. Entonces me trepé al tren, identifiqué uno de los vagones de 2da clase e hice mío un asiento. Mi mochila la metí donde pude y me relajé. Junto a mí se sentó un ángel, una chica súper buena onda mitad portuguesa mitad alemana que hizo de mi viaje súper placentero hasta cierto punto porque una vez que abrió la boca no había nada que la haga callar (damn it!).

Como a eso de las 9am me cagaba de hambre así que fui al vagón restaurante y compré el desayuno mas grande que tenían (10 EUROS) y me engullí toda la comida haciendo las veces de demonio de Tasmania (pedazos de pan saliendo disparados debajo de una maraña de pelos). La gente me miraba boquiabierta pero a mi no me importaba. Junto a mi estaba sentado un francesito y a pesar de mi look de homeless decidió hacerme conversación. Conversamos por 2 horas hasta que nos dijimos adiós, antes de despedirme le dije que tenía miedo de perder mi transbordo en Frankfurt y el me confortó diciendo que todo estaría bien.

Al llegar a Frankfurt fue muy chévere cuando el francesito que conocí temprano se apareció en mi vagón sólo para buscarme y llevarme hasta la plataforma donde debía tomar el segundo tren (lo amé! BTW tiene un trabajo muy cool, es traductor de videojuegos!). Hice el trasbordo exitosamente y llegué a Berlín de acuerdo a lo planeado (Fumanskita se abraza a si misma).

La estación de trenes de Berlín – Hauptbahnhof es modernísima. Cuando puse un pie en ese lugar no estaba segura si había viajado hacia el futuro. Como de costumbre (manía) fui al baño “pa chekear que tal”. PFFFFF el baño tiene puerta de metro parisino! Pones 1 EURO (cagar en la estación cuesta 3 soles), te dan un ticket, lo colocas en la máquina y se abre la puerta eléctrica (goosshhhhh!). Estuve en la estación alrededor de 2 horas haciendo nada, sólo disfrutando los pequeños placeres como una whopper del Burger King (ufff como dirían los italianos un BOCATTO DI CARDINALE, después de las “delicias francesas” que comí en PARIS, hasta el pulmón de vaca sabe a gloria).

En la central de información para turistas me indicaron como llegar a la casa de mi amiga Lucía y así fue que combinando tren con 3 metros, llegué. En este punto ya me encontraba a la mitad de mi EUROTRIP y conforme pasaban los días tenía más flojera para hacer turismo.

Al día siguiente me levanté temprano y con mi amiga Lu fui a tomar desayuno. Sin considerar lo que comí en el tren, el desayuno alemán era el primer desayuno que tomaba en Europa y fue espectacular! Un café con leche buenazo y un sanguchito maaaaaaaaaaa riiiiiiiiiiiiii. Me despedí de Lucía quien tenía que trabajar y empecé mi día turístico.

Sin mucho esfuerzo llegué al muro de Berlín (fácilmente ubicable), luego caminé hacia la TV tower (mirador) que la puedes ver desde el muro así que no te puedes perder. No se si subir a la TV tower sea una buena idea porque pierdes muchísimo tiempo haciendo la cola para subir (de 30 minutos a 1 hora), estando arriba solo te toma un par de minutos sacar fotos de la ciudad y luego para bajar la misma jarana, esperas como 30 minutos para tomar el ascensor. Desde arriba ubicas la Catedral y estando abajo caminas en esa dirección y así como quien no quiere la cosa llegas a la puerta de Brandeburgo. En la plaza de Paris (donde está la puerta) encontrarás cada personaje tratando de ganarse la vida, tipo esos broders que fungen de estatuas humanas y que por S/1.00 te bailan o los innumerables Barneys que en pleno verano invaden Aguadulce para tomarse foto con tus critters. Así fue que encontré a Darth Vader que por solo 2 EUROS se prestaba para un combate con espadas laser. El pata era un peruano que había venido a Europa a ganarse los frijoles (muy pronto el video de tal magno encuentro).

Todo muy bonito, todo muy lindo pero yo estaba CANSADA y cuando iba a aplicar “la forma europea de relajo”(es decir, tirarse en un parque a dormir)…la naturaleza hizo su llamado y oh shit… me pregunté: y ahora dónde shit hago shit?… así fue que caminando encontré la Universidad Alexander Von Humboldt y al ver que cualquiera podía entrar, decidí hacer de la Universidad, mi gran baño alemán (oh yes!).

Al rato me encontré con Lu y nos empujamos unos currywurst (best meal in days!) con su cerveza mas. En la noche quedamos con sus amigos del trabajo y fuimos a un barcito a tomar – hay que hacer lo que los alemanes hacen – aunque ninguno de sus amigos era alemán jejeje. Al día siguiente tempranito fuimos a un parque para seguir chupando (en Alemania puedes tomarte tus chelitas en la chamba) y luego de un paseíto en bote por el Spree (al buen estilo de los pedalones del Club El Bosque) regresamos a casa RECONTRACANSADAS.

Resumiendo, qué puedo decir sobre Berlin…

  1. Es una ciudad modernamente alternativa con grafitis, punks y toda la huevada.
  2. El metro es facilísimo de usar y puedes treparte sin tener ticket.
  3. La comida es buena básicamente porque lo que venden no es nada del otro jueves por ende de hambre no te vas a morir.
  4. SI tuviera que elegir una palabra que represente a esta ciudad sería: AVISPA. Putos insectos! Parecía una invasión, no puedes comer tranquilo porque viene una avispa y se para en tu pan. MALAZO!
  5. Mujeres alemanas jóvenes en la calle no vi pero si vi mujeres atendiendo en lugares públicos y eran puras viejas feas. Los hombres alemanes que se cruzaron por mi camino, todos unos feos de mierda.
  6. La cerveza alemana es la mejor que he tomado en todo mi viaje. No sabía si tomaba chela o sprite, si era limonada o chela, si era chela o jugo! Que MARAVILLOSOOOOOOOO!
  7. Los alemanes son tan borrachos que vi gente tomando desde las 8am en el metro camino al trabajo (con el terno puesto).
  8. Es la ciudad donde me gustaría estudiar pero no me gustaría vivir.
  9. Tiene muchos lugares históricos y buenos museos para visitar pero que por flojera ni me asomé.
  10. En esta ciudad a nadie le importa como te vistes ni lo que haces por tanto te puedes sentir libre, puede ser quien realmente eres.

NEXT STOP: PRAGA (pasando el castillo bajaaaaaa!)

PD: Conforme pasaban los días, Europa dejaba de asombrarme.

Anuncios
Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: